CUBRIR AZULEJOS CON MASILLA

¿A quién no le gusta un antes y un después? Es genial ver en un segundo un cambio espectacular. Si además es un cambio sin obras, a mí me vuelven loca. Poder hacer esos cambios nosotros mismos es algo que nunca había sido tan asequible.

Hoy existen muchos productos y técnicas que podemos usar para renovar una estancia sin obras nosotros mismos. Yo he probado una y el resultado es espectacular. Te lo cuento con todo detalle, lo malo también! Porque detrás de un antes y un después maravilloso hay un trabajo enorme , tedioso muchas veces. Y antes de lanzarte debes conocerlo todo.

Vamos a ello, vamos a reformar un baño sin picar ni un azulejo, vamos a cubrirlos con masilla y dejar una pared lisa.

Lo primero aclarar que el baño que yo he reformado no tiene ni ducha ni bañera. Tenía en origen una bañera que eliminamos para poder crear una zona de lavado, un espacio donde poner la lavadora y secadora. Al no tener humedad, eliminar el azulejo es posible sin problemas.

Esta opción también es válida en cocinas, yo la tengo con paredes sin azulejos salvo en la zona de trabajo, que sí que tengo azulejo porque es una zona muy sucia y húmeda. O podría hacerse en un baño con ducha o bañera en las paredes donde no están ni la ducha, ni la bañera.

En este post me centro solo en la aplicación de la masilla para cubrir azulejos, el resto de la reforma la contaré en otro post. Pero aquí te adelanto que una pieza clave del cambio es este grifo de lavabo negro. Contrasta con el azulejo blanco que hay detrás y se convierte en una pieza protagonista.

Aquí va el proceso con vídeo incluído. Un vídeo real, una aplicación totalmente amateur. El proceso tal cual lo vivirás si te lanzas a ello.


  

 Materiales para un baño de 4.5 m2 :



Paso a paso:


1. Eliminar todos los elementos posibles de las paredes. En este punto me ayudaron a quitar el radiador, el lávabo y el inodoro. También quité los toalleros y porta rollos. En esta foto se ve donde estuvo la bañera, y donde al quitarla se colocaron unos azulejos que sobraron de la cocina. La zona de lavadero quedó funcional pero bastante fea.



2. Una vez despejadas las paredes se deben limpiar muy bien. Los restos de grasa y siliconas no dejarán que la masilla se adhiera bien. Yo he usado alcohol de limpieza aplicado directamente con un trapo sobre los azulejos.

3. Protege las zonas que no quieres manchar, encinta puertas y ventanas y cubre el suelo. Yo no lo hice hasta la aplicación de pintura porque la masilla es muy densa y no gotea nada

4. Sería el momento de preparar la masilla. Yo he comprado una masilla ya preparada, viene en botes de 5 kg y es abrir y usar. Se carga la llana o espátula con una espátula más pequeña y se aplica sobre los azulejos. Esta primera capa pretende nivelar y crear una especie de imprimación. No es necesario que quede perfecta pero sí que todos los azulejos queden cubiertos. En mi caso además de las juntas en esta primera capa debía nivelar los azulejos porque no eran lisos.



Confieso que al ver el resultado de la primera capa quedé un poco decepcionada, muchas horas de trabajo y se veía bastante feo. Mi falta de práctica aplicando el plaste y esos azulejos no eran la mejor base del mundo para un final feliz. Pero ya no había vuelta atrás. Solo quedaba avanzar. Y descansar porque tenía un tirón en el hombro que me dolía un montón.

5. Dejar secar 24 horas antes de aplicar la segunda capa. Si es necesario, lija entre capa y capa. Solo si han quedado muchos plastones. Sino, no es necesario.

6. Aplicar una segunda capa, más generosa que la anterior. Ahora si debes ser más cuidadoso con el acabado. A mejor acabado menos trabajo de lijado final. Esta segunda capa la apliqué algo más rápido.



7.  Dejar secar 24 horas y lijar. De modo manual es muy muy trabajoso, si tienes lijadora eléctrica úsala. Usa mascarilla y gafas porque sale mucho polvo. 
IMPORTANTE: lija de abajo a arriba para evitar que caiga polvo sobre lo que tienes que lijar, que caiga sobre lo que ya está lijado. Elimina los restos de polvo pasando una escoba por la pared.



8. He necesitado una última capa de masilla para conseguir un buen acabado. La última capa de masilla es de masilla para eliminar gotelé con rodillo. Si tienes experiencia con la llana y las masillas no necesitarás esta última capa. Si es tu primera vez, como era mi caso, esta capa final será necesaria para conseguir un buen acabado. La masilla se aplica con rodillo y se extiende y aplana con la llana o la espátula. Una vez seca se lija mucho más fácil que la masilla universal.




AHORA SÍ, PÁRATE UN SEGUNDO. Mira tu obra, lo conseguiste! Ya casí está. Siente ese orgullo del DIY, lo hice yo mism@. Adiós baño chungo, ¡ hola baño nuevo y bonito!

9. Para sellar la superficie y mejorar el acabado se aplica un sellante, Fyxacril. Antes de aplicarlo barre las paredes con una escoba para quitar el polvo de lijado. Se aplica como si fuera pintura con el rodillo. Una capa es suficiente. Para aplicarlo se diluye una parte de producto en 3 ó 4 partes de agua.


10. Dejar  secar  24 horas la imprimación selladora. Esa imprimación da dureza a la masilla y aumenta el rendimiento de la pintura.

11. Pintar con pintura plástica. Yo he usado una pintura anti-moho y anti-condensación de Beissier. Aunque no hay ducha ni bañera, si hay un lavabo y una lavadora y esta pintura  protegerá las paredes de posibles humedades.


¿CUANTOS DÍAS HE NECESITADO?

He tardado 3 semanas porque solo he podido dedicarme los fines de semana a ello. Es decir, el baño ha estado inutilizable todo ese tiempo. Si solo hubiera tenido un baño en casa no habría sido viable hacerlo.

Día a día el proceso ha sido así:

Día 1: Despejamos el baño, quitamos la cisterna del WC, el lavabo y el radiador. Limpié los azulejos y dí la primera capa de masilla.

Día 2: Apliqué la segunda capa de masilla.

Día 3: Lijamos con la lijadora eléctrica. Me ayudó mi pareja. Es una de las tareas menos agradables para mí, el polvo invade la casa. ¡Mucho polvo!

Día 4: Tercera capa de masilla, la de acabado. Yo he aplicado una masilla cubre gotelé que se aplica con rodillo y se extiende con la espátula. Dejar secar.

Día 5: Lijar a mano la última capa, la masilla de acabado es más blanda y se lija fácil a mano.

Día 6: Aplicar el sellante y pintar. Limpiar y recoger todo. Ya se puede volver a montar el lavabo, el WC y el radiador. El baño ya está listo.

Gracias a Bricopared  y Beissier por confiar en mí. Yo tuve dudas sobre si sería capaz, este es el proyecto brico más ambicioso que he hecho hasta ahora. Pero ellos no dudaron y me animaron en todo momento.

Si te ha gustado el post, consigue GRATIS la guía para UN HOGAR DIY al suscribirte a la newsletter del blog.  Estarás al día de los posts y novedades del blog !

 

https://tallernicoleta.us18.list-manage.com/subscribe?u=5efd940d946f55c0ea2dce2ba&id=cea351beee

2 comentarios

Gracias por tu comentario!